¿Cómo evitar los peligros del sexting?

 La palabra sexting es un acrónimo en inglés formado por “sex” (sexo) y “texting” (escribir mensajes)

¿Qué es el sexting?

El sexing consiste en la práctica de enviar imágenes o vídeos de contenido sexual mediante las diferentes redes sociales que, a día de hoy, son muy utilizadas. Por ejemplo, whatsapp. 

Normalmente se suele hacer de manera “íntima” entre dos personas aunque por desgracia, puede que aunque el remitente no lo haya hecho con esa intención, puede que el contenido llegue a manos de muchos otros usuarios si no se respeta esa intimidad

Aunque pueda parecer una práctica que hacen muchos adolescentes, también practican sexting muchos adultos, sin saber que pueden ser víctimas de otras personas que, con malas intenciones, difundan sus imágenes. 

Riesgos del sexting 

Son muchos los riesgos que se esconden detrás de esta práctica, algunos de los más conocidos y por tanto, los principales son:

  • Cyberbullying. Es un tipo de acoso que se ejecuta a través de las nuevas tecnologías de comunicación y redes sociales. El cyberbullying está en su pleno boom, en parte porque tiene una gran facilidad de hacer cosas “malas” desde el anonimato y a través de un dispositivo.
  • Grooming. Es el resultado de una serie de acciones hechas por adultos, con la intención de entablar una relación de confianza o amistad con un menor, con el objetivo de establecer vínculos sexuales. 
  • Extorsión. Cuando el contenido que se genera y difunde a través de la práctica del sexting llega a manos de las personas inadecuadas, son frecuentes las amenazas, por parte de estos, con enseñar las imágenes. Habitualmente las víctimas son chantajeadas y se les suele pedir que sigan enviando ese tipo de contenido, lo cual les hace entrar en un círculo muy peligroso. 

¿Cómo se puede prevenir?

Como bien dice el refranero español, “Quien con fuego juega, se quema”. Si no quieres que los ciberdelincuentes te puedan extorsionar con el contenido que puedan encontrar y robar en tus dispositivos, se precavido o precavida.

  • No tengas contenido íntimo ni sexual. Una vez que esas imágenes o vídeos sale de tu teléfono móvil, por ejemplo, pierdes el control de ellas. No puedes saber dónde pueden llegar a terminar. Si no las tienes, no tendrás que preocuparte de que alguien pueda dañarte con ellas. 
  • No seas cómplice. Aunque tu no seas el autor o autora de este delito, si sabes que alguien lo está haciendo o tiene intención de hacerlo, da parte a las personas adecuadas.Y si recibes este tipo de contenido sexual, no las difundas, esto tiene consecuencias gravísimas.
  • Ten privacidad en tus perfiles de redes sociales. Además de que no tienes que compartir contenido que luego los ciberatacantes puedan usar para extorsionarte con ellas, intenta que solo vean tus imágenes y vídeos quién tu quieras. 
  • Control parental. Si eres padre o madre y tienes hijos pequeños y/o adolescentes, hazles saber que esta práctica no está bien, ni por el lado de la víctima ni del atacante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email: *Nombre apellidos: *Empresa: Cargo: Sector:

 
Please don't insert text in the box below!

ARTÍCULOS MÁS RECIENTES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba