El factor humano es el más débil de la cadena de seguridad

Ir arriba