La imprudencia suele preceder a la calamidad

Ir arriba