Inteligencia artificial: También en el lado de los malos

Está claro que la inteligencia artificial nos ayuda y mucho en nuestro mundo profesional y personal. Nos facilita la vida y a los ciberdelincuentes también. 

Los directores de ciberseguridad en compañías y organizaciones de todo tipo tienen un panorama interesante y retador en el futuro más próximo. Y es que, la forma en la que están actuando los cibercriminales cada vez es más variada. Podríamos a modo super resumido, identificar dos variables clave que propiciarán un incremento del cibercrimen: 

 

  • Mayor digitalización y actividad online: La pandemia del Covid-19 ha supuesto un punto clarísimo de inflexión. ¿Qué no hemos podido hacer durante el Gran Confinamiento? Quizás dar un abrazo a todos los que queremos pero casi casi que poco más. Todos continuamos con nuestras vidas gracias a la tecnología y digitalización. Algo que va penetrando en nuestras vidas poco a poco y que pasado un tiempo veamos normal que hablarle a un altavoz para decirle que nos encienda la vitrocerámica y nos cocine. 

 

  • Avance de la tecnología: la cual también es usada por el cibercrimen. Y en este punto nos vamos a centrar para mencionar concretamente algunos casos o ejemplos de cómo los malos están usando la inteligencia artificial y sus derivados para atacar. A este respecto, una pregunta de reflexión propia antes de continuar: ¿saben los malos usar la tecnología para sus fechorías mejor que nosotros para nuestro día a día? Continuamos.

Inteligencia “malficial”: ejemplos

  • Audio Deepfakes : La ingeniería social o esa técnica de manipular a las personas para obtener información sensible o dinero, principalmente, sigue evolucionando. Y también lo hace con la inteligencia artificial. ¿Os imagináis que los malos puedan suplantar a través de esta tecnología la voz real del CEO de una compañía? Pues es lo que sucedió allá por el 2019 en una compañía británica tal y como confirmaba el Wall Street Journal. Una ciberestafa inteligente que acabó recabando 220.000€.

 

  • Video Deepfakes: Probablemente más de uno de nosotros nos hayamos reído usando alguna aplicación que juega con los videos deep fakes. Algunos recordaremos la conocida faceapp que tanta polémica generó en su día. Pero vamos, que más allá de la diversión, los malos también saben sacarle jugo. En este sentido, hay una tendencia, una combinación explosiva que junta la pornografía con los deepfakes y la extorsión. Hablamos de sextorsión… ¿inteligente? La habilidad de combinar un vídeo pornográfico con las caras de una persona, puede generar un ciberataque dirigido bastante peligroso. Ya no parecen tan divertidos estos vídeos…
Deepfake Obama. fuente: Opendemocracy

 

 

  • Deep Masterprint: Nos gusta el término deep por lo que sigamos “profundizando en el”. Y avanzando llegamos a este concepto tan curioso. ¿Una inteligencia artificial que pueda “hackear” las huellas? Así es como unos investigadores crearon hace ya un tiempo una red neuronal capaz de vulnerar la identificación biométrica. Es decir, como si de un ataque de fuerza bruta de toda la vida se tratase, pero a base de huellas dactilares para saltarse ese factor biométrico.

 

  • DeepLocker: Este caso ya no utiliza la inteligencia artificial para la ingeniería social ni para suplantar huellas dactilares sino para ocultar un malware. Imagínate un ataque dirigido a un alto cargo de una organización. Probablemente, el acceso directo a dicha persona, no sea fácil. Pero… ¿y colar un malware por una puerta trasera y mantenerlo oculto hasta que escalando llegue a su víctima? Pues este es el malware inteligente que se oculta y despliega cuando reconoce el rostro de su víctima. 

 

  • Lamphone: ¡A qué nivel de sofisticación, detalle y locura hemos llegado! Es lo que se te puede venir a la cabeza al enterarse de que esta técnica avanzada de espionaje que permitiría escuchar una conversación a través de las bombillas de la habitación. Sí sí, en este caso no tendríamos que desconectar el “Alexa” para obtener más privacidad sino correr las cortinas. Y es que con solo un telescopio, un sensor electroóptico, un ordenador y el software para convertir la información, valdría para realizar el espionaje. Y hablando de espionaje, extrapolemos a los dispositivos basados en inteligencia artificial como nuestros queridos altavoces mencionados ya que nos acompañan en el día a día. Y es que, puede que nuestra casa se haya convertido ya en una casa totalmente digitalizada y eso, son más y más ventanas abiertas. ¡Securizemos! 
Representación esquemática del método utilizado. Vía Ben Nassi.

Por último, mencionamos así de paso la computación cuántica. Algo que va a cambiar el modo en el que interactuamos con la tecnología pero que también podría ser aprovechada en un futuro no tan remoto por los malos. En este sentido, ¿podría la computación cuántica romper cualquier tipo de cifrado actual en cuestión de segundo? Reflexionemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email: *Nombre apellidos: *Empresa: Cargo: Sector:

 
Please don't insert text in the box below!

ARTÍCULOS MÁS RECIENTES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba