La TSA endurecerá las medidas para que no se repita el ciberataque al oleoducto de Colonial

LA TSA es la agencia encargada de la seguridad de los oleoductos en los EE.UU.; las medidas buscan evitar que se repita el ciberataque

Semanas atrás fuimos testigos de un ciberataque que puso jaque a uno de los oleoductos más importantes de EE.UU., el de Colonial Pipeline. Pertrechado por el grupo Darkside, este ciberataque puso de manifiesto que nadie está seguro ante tales prácticas, y que su gravedad puede llegar a ser inimaginable. Este oleoducto suministra cerca del 45% del combustible a todo el país, por lo que el caos generado fue enorme. Un mes después de este flagrante fallo en ciberseguridad, llegan medidas para evitar futuros ciberataques. Y es que la TSA endurecerá las medidas para que no se repita el ciberataque al oleoducto de Colonial con nuevas directivas de seguridad. O por lo menos intentar paliar sus efectos…

La Transportation Security Agency (TAS), en una una audiencia conjunta con el subcomité de la House Homeland Security sobre transporte y ciberseguridad, describió qué esperar de una próxima directriz de seguridad para oleoductos y gasoductos. Según comentó Sonya Proctor, administradora asistente de Operaciones en TSA:Tendrá muchos más detalles y será más prescriptivo en términos de las medidas de mitigación requeridas. Existe un requisito para que las empresas realicen una autoevaluación como parte de esos requisitos en la primera directriz de seguridad. No obstante, seguimos desarrollando medidas adicionales para las empresas. Ahora estamos desarrollando ahora una segunda directriz de seguridad, la cual tendría la fuerza de un reglamento que requeriría medidas de mitigación más específicas. Y, en última instancia, incluirá requisitos más específicos con respecto a la evaluación«-.

TSA endurecerá las medidas: La directriz será información confidencial, no completamente clasificada

El ciberataque al Oleoducto Colonial ha supuesto un antes y un después a la hora de vigilar la ciberseguridad. Así pues, el objetivo del TSA ha sido crear una directriz lo suficientemente específica en sus requisitos prescriptivos como para que fuera marcada como información confidencial de seguridad, no del todo clasificada. A pesar de ello, se mantendría lejos del ojo público para evitar, seguramente, que llegue a elementos no deseados. El fallo de seguridad puso en jaque a la compañía, quien por medio de su CEO (Joseph Blount) alegó que los problemas sufridos fue por culpa de la pandemia de COVID-19. Según Blount, quería programar una inspección pero esto se lo impidió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email: *Nombre apellidos: *Empresa: Cargo: Sector:

 
Please don't insert text in the box below!

ARTÍCULOS MÁS RECIENTES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba