Los padres ignoran las consecuencias de compartir imágenes de sus hijos en la red

Con la vuelta al cole muy cerca, la mitad de los padres pasarán por alto los peligros que implica publicar fotos de sus hijos vestidos con el uniforme escolar.

McAfee, compañía de ciberseguridad del dispositivo a la nube, ha anunciado los resultados de su encuesta, The Age of Consent, en la cual se refleja que el 30% de los padres publica una foto o vídeo de sus hijos al menos una vez al día en sus redes sociales, y un 12% difunde hasta cuatro o más veces por día, lo que muestra el alcance de la exposición infantil en Internet.

La mayoría de los padres conocen los riesgos que implica compartir estas imágenes en la red, como pueden ser la pedofilia (49%), acoso (48%), secuestro (45%) y el cyberbullying (31%). Muchos de ellos (58%), ni siquiera consideran si su hijo consentiría que su imagen se publicara en la red. De hecho, el 22% de los padres piensa que los menores no deben determinar si su imagen debe ser publicada y un 19% cree que esta decisión siempre debe dejarse en manos de los adultos.

A pesar de conocer estas amenazas, muchos de ellos admiten saber que ofrecen información personal y privada de los niños al subir fotografías en Internet. Por ejemplo, la mitad de los padres encuestados afirman que tienen o compartirían una imagen de su hijo con el uniforme escolar, pese a que esto suponga un riesgo para el menor al divulgar información personal. Sin embargo, la mayoría (70%) solo comparte fotos de los menores en sus cuentas privadas de redes sociales. Esto representa un primer paso en la protección del menor, pero aún queda mucho por hacer para garantizar que los padres resguarden la identidad de sus hijos.

«Publicar fotos y vídeos en las redes sociales es una excelente forma para que los padres compartan lo que sucede en sus vidas, con sus seres queridos”, afirma Francisco Sancho, product partner manager consumer and mobile de McAfee España. “Sin embargo, la encuesta revela que los padres no son conscientes de lo que publican y de cómo esto puede perjudicar a sus hijos. Si las imágenes compartidas caen en manos equivocadas, se puede llegar a sustraer información sensible como la fecha de nacimiento, domicilio, colegio o incluso el nombre completo del niño, lo que podría llevar al cyberbullying o al robo de identidad”.

La encuesta también revela que los padres están más preocupados por los riesgos físicos que pueden acarrear estas acciones frente a los emocionales. Solo el 23% está intranquilo por la ansiedad o preocupación que generaría publicar una foto de los pequeños en la red, y solo el 30% considera la posibilidad de que sus hijos pudieran sentirse avergonzados. Los efectos secundarios emocionales no deben dejarse de lado. Según un estudio de ComRes, más de uno de cada cuatro niños, de entre 10 y 12 años, se sienten avergonzados, preocupados o ansiosos cuando sus padres publican fotos de ellos en Internet. Curiosamente, son las madres las que se muestran más consciente de estos efectos, ya que el 45% de los padres opina que sus hijos pueden superar cualquier contenido embarazoso, en comparación al 14% de las madres.

«Como padre sé lo importante que es inmortalizar en imágenes los grandes momentos de los pequeños como, por ejemplo, el primer día de clase”, añade Francisco Sancho. «Los padres quieren compartir estas imágenes con amigos y familiares a través de las redes sociales, pero deben tener en cuenta los riesgos emocionales y de seguridad que implica publicar estas imágenes en nombre de sus hijos. Además de avergonzarlos, los padres también deben saber que les pueden generar grandes problemas en el futuro. Les aconsejo que lo piensen dos veces antes de compartir públicamente cualquier foto”.

Consejos para compartir imágenes de forma segura

Cuidado con la geolocalización. Muchas redes sociales añaden la ubicación del usuario al publicar la imagen en las redes sociales. Los padres deben asegurarse de que esta función esté desactivada para evitar divulgar su localización. Esto es especialmente importante cuando se comparten fotos fuera de casa.

Configurar la privacidad. Los padres solo deben compartir fotos y otras publicaciones en redes sociales con un público privado. Facebook e Instagram, por ejemplo, permiten compartir información con aquellos usuarios confirmados como contactos, no obstante, todo lo que se publica en estas plataformas debe considerarse como información pública.

Establecer reglas con tus amigos, familiares y niños. Se aconseja ser claros con amigos y familiares sobre las pautas para publicar las imágenes de los menores. Estas reglas pueden ayudar a evitar situaciones no deseadas en las que un miembro de la familia comparta fotografías sin el permiso explícito de los padres. No olvide que estas mismas pautas básicas también deberían aplicarlas los propios padres para proteger a los niños de aquellas imágenes que puedan provocar ansiedad en el menor o que den paso al cyberbullying.

Tomar el control de la información personal.  A medida que la brecha en la seguridad de los datos sigue aumentando, también incrementa la posibilidad del robo de identidad. Por ejemplo, los padres deberían establecer un límite en la tarjeta de crédito de los menores para evitar transacciones indebidas. Una solución de protección de identidad como McAfee Identity Theft Protection resguarda proactivamente la información personal de los usuarios contra el uso no autorizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email: *Nombre apellidos: *Empresa: Cargo: Sector:

 
Please don't insert text in the box below!

ARTÍCULOS MÁS RECIENTES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba