SAS fortalece las soluciones en ciberseguridad con su White Box de Inteligencia Artificial

Los ataques a la seguridad de compañías de reconocido prestigio han impulsado la necesidad de reforzar la seguridad de los datos.

Las constantes brechas en los sistemas de seguridad producidas el año pasado, en las que se han visto involucradas grandes corporaciones que tenían importantes medidas de seguridad, ha dado lugar a la necesidad urgente de que las organizaciones refuercen sus sistemas de seguridad. SAS Cybersecurity nace como una solución analítica de seguridad que gestiona el comportamiento de la red y de los dispositivos y fortalece la defensa más allá de las tecnologías existentes.

Con un gasto previsto en ciberseguridad de más de 114.000 millones de dólares el año pasado, está claro que la epidemia de ataques exitosos no es el resultado de la apatía o la falta de consciencia de las compañías” comenta Stu Bradley, Vicepresidente de Fraude y Security Intelligence de SAS. “De hecho, las compañías utilizan de media unos 75 productos de seguridad destinados a proteger sus redes. La ironía es que el hecho de tener distintos sistemas destinados a proteger es lo que está provocando la vulnerabilidad”.

SAS explica que tener distintas soluciones de seguridad, aisladas entre ellas, proyecta una imagen fragmentada del riesgo y crea brechas de seguridad que aumentan la probabilidad del éxito de los ataques externos. SAS Cybersecurity combina datos procedentes de todos esos sistemas aislados y unifica las capacidades analíticas en un solo centro de inteligencia artificial y machine learning. Además, la solución de SAS puede integrarse en aquellas estructuras ya existentes y ayuda a las organizaciones a centralizar y acelerar la detección de ciberataques.

Los algoritmos analíticos de SAS, transparentes y reconocidos en el sector incluidos en el White Box, hace muy intuitivo el poder crear e implementar modelos de Inteligencia Artificial (que pueden incluir código abierto) y ajustados a entornos específicos. El resultado es una información precisa que identifica las brechas en la seguridad y ayuda a priorizar las acciones.

Entre otros, estos son algunos de los grandes retos a los que se enfrentan las compañías en materia de seguridad:

  • Problemas en la calidad de los datos: la gestión de datos es fundamental en cualquier sistema analítico de lucha antifraude. La preparación de datos representa aproximadamente el 80 por ciento del tiempo de los profesionales de seguridad, dejando solo el 20 por ciento para el trabajo de investigación. La falta de un contexto que avise sobre lo que sucede dificulta aún más la detección del problema y la respuesta a incidentes.
  • La brecha de talento en materia de ciberseguridad: con una escasez mundial de casi 3 millones de trabajadores, los profesionales de seguridad cualificados son difíciles de encontrar.
  • Alertas de seguridad perdidas: sobrecargadas y con pocos recursos, el 42 por ciento de los profesionales de seguridad dicen que sus organizaciones ignoran un número significativo de alertas de porque no pueden mantenerse al día con el gran volumen generado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email: *Nombre apellidos: *Empresa: Cargo: Sector:

 
Please don't insert text in the box below!

ARTÍCULOS MÁS RECIENTES

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba